Con la adquisición de 16 cámaras fijas para las escuelas de la ciudad, Villa Cañás llegó a los 96 dispositivos de seguridad monitoreados desde una central que opera en permanente contacto con la Guardia Urbana y la Policía. “Sabemos que el índice de delitos es muy bajo y se debe al trabajo que se viene llevando a cabo, pero esto no es el motor principal que nos moviliza a trabajar por la seguridad. Consideramos que estar activos en esta materia es pre existente al delito, por eso hacemos hincapié en la prevención”, expresó el intendente municipal Norberto “Tito” Gizzi. “Hicimos y estamos haciendo una gran inversión, como así también es importante destacar el fuerte apoyo económico por parte del Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe y de los vecinos, quienes compraron cámaras para que el municipio las instale y monitoree”, agregó el primer mandatario local.

Desde diciembre de 2011, la seguridad en Villa Cañás se transformó en una prioridad para el gobierno municipal. La compra de dos cámaras fijas y 3 domos IP con fondos municipales, fue el punto de partida para comenzar a trabajar fuertemente en el control, la prevención, la disuasión y la colaboración para el esclarecimiento de hechos delictivos con el aporte de pruebas. La novedad reciente fue la adquisición de 16 cámaras fijas IP que se instalaron en todos los establecimientos educativos de la ciudad, para “preservarlos por hechos de robo o vandalismo”.

Infraestructura actual

Son 96 las cámaras IP (de red, con un lente, un sensor de imagen, uno o más procesadores y memoria) que están distribuidas en puntos neurálgicos y en todos los accesos urbanos y rurales. Asimismo, el municipio cuenta con un centro monitoreo con cuatro personas que se ocupan de visualizar las cámaras; nueve pantallas LED, siete equipos de grabación y visualización, capacidad de almacenamiento por 30 días para los dispositivos ubicados en los accesos y 15 para las internas.

Para su correcto funcionamiento, durante los últimos años se armó una infraestructura técnica inalámbrica de nueve puntos de recepción de imágenes de las cámaras y 68 puntos de envío de información desde las cámaras hasta la recepción, equipo de comunicación vía VHF desde el centro de monitores a los móviles de la Guardia Urbana/Tránsito y a los handys que usa el personal.

Más allá de la compra de cámaras y su correspondiente monitoreo, el municipio invirtió en conectividad ya que “un sistema de cámaras como el actual requiere de una red y un software acorde”. “De poco sirve tener muchas cámaras con una infraestructura pobre, ya que se pierde eficiencia en el trabajo. Siempre estamos mejorando en tecnología y buscando herramientas que jerarquicen el sistema general”, agrega el intendente.

Cabe resaltar que el personal se capacita constantemente para tener mayor independencia y agilidad tanto para la colocación de cámaras como para el mantenimiento del sistema.

Más números

Entre 2015 y 2019 se duplicó la cantidad de cámaras en la ciudad, con el aliciente que en 2011 había cinco dispositivos. El 55 por ciento de las cámaras fueron adquiridas con fondos del Ministerio de Seguridad provincial a partir de la presentación de proyectos; el 28 con aportes del estado local y el 13 con aportes de los propios vecinos.

Cómo funciona el sistema

La seguridad, en este sentido, implica un trabajo en conjunto entre las siguientes partes: los vecinos (a través del llamado al 3462 600102), el personal municipal que recibe los llamados o mensajes en el Centro de Monitoreo, el sistema de cámaras y el patrullaje por parte de la Guardia Urbana y de la Policía.

Todo este entramado de acciones, coordinado, genera una respuesta inmediata ante el mensaje inicial del vecino. “La idea principal es generar conciencia para que todos los vecinos estén comprometidos a través de todas las herramientas que existen. Un vecino comprometido a llamar y denunciar nos facilita mucho el trabajo. Todos como habitantes de la ciudad debemos utilizar las herramientas que existen para prevenir, disuadir y colaborar en la resolución de los casos que sucedan a través del aporte de pruebas”, explica Gizzi.

Servicio de WhatsApp: Hasta el momento el Centro de Monitoreo venía recibiendo llamados a una línea de teléfono celular. A partir de ahora le sumamos servicios de mensajería instantánea con WhatsApp, ya que es la vía de comunicación que más se utiliza actualmente. “Un mensaje de audio, -dice Gizzi-, una foto o un video pueden ser muy útiles, sin las necesidad de efectuar una llamada tradicional”. Además, durante el día, a través de esta aplicación se incorpora un canal más de comunicación como es el “estado de WhatsApp”, similar a las historias de Instagram y Facebook. Aunque es importante destacar que los llamados y/o mensajes se reciben desde las 18 hs a 6 hs.

A través de esta app, la Municipalidad puede mostrar al instante cualquier tipo de información que necesita ser comunicada a los cañaseños. “Elegimos agregarlo ya que es enorme la cantidad de gente que tiene agendado el número del Centro de Monitoreo”, sintetiza Tito.

Sostener un sistema como el que funciona actualmente de manera eficiente requiere de un funcionamiento óptimo de todos los actores intervinientes, por eso el intendente Gizzi insiste: “Sabemos que la seguridad es un tema que preocupa a todos los argentinos, y lógicamente, en mayor o menor medida dependiendo de las provincias y localidades donde vivimos. En Villa Cañás, desde más de siete años tomamos la decisión de involucrarnos activamente. Nunca miramos para otro lado y siempre intentamos dar respuesta a todo. Pero insisto, en cuanto más colaboramos como ciudadanos, más contribuimos a mejorar la seguridad”.