El Taller Protegido Municipal “Ilusiones” realizó el viernes pasado la despedida de año con una fiesta en las instalaciones de Avenida 59 y calle 62.

Los operarios, que concurren día a día a la institución, junto a sus familiares, docentes e integrantes del Gabinete Municipal disfrutaron de una gran noche, donde compartieron una cena y momentos de diversión a través de música y baile. Además, las seños hicieron entrega de regalos a cada uno de los operarios.

El Taller está integrado por jóvenes y adultos con discapacidad, quienes elaboran trapos de pisos, rejillas, alfombras personalizadas, almohadones, bolsas de residuos y de consorcio, sobres de papel, anotadores y escobillones. Los productos son vendidos a diferentes comercios y a los vecinos de la ciudad por ellos mismos; con lo recaudado adquieren elementos para seguir produciendo y un porcentaje queda para cada uno como incentivo.

Este año, a pesar de la pandemia, las actividades pudieron desarrollarse cumpliendo los protocolos sanitarios correspondientes. Además, se decidió reacondicionar y utilizar otra de las dependencias dentro del edificio, que les permitió a los operarios trabajar con mayor comodidad y distanciamiento.  

Con esta división, en un salón se centró la fabricación de los productos que requieren la manipulación de maquinarias y en el otro todo lo relacionado a la elaboración de sobres de papel, agendas, anotadores y escobillones.