Desde la Municipalidad se decidió destruir los caños de escape “libre” de las motos que fueron secuestradas en distintos operativos de tránsito por ocasionar ruidos molestos.

El procedimiento de destrucción se realizó con la presencia del intendente Municipal Norberto Gizzi, la secretaria de Gobierno, Tamara Andreani, y la jueza de Faltas, Yanina Calamari.

El objetivo de la rotura de estos escapes antirreglamentarios es evitar su reutilización y, a su vez, concientizar a aquellas personas que los utilizan que se puede circular en motocicleta sin la necesidad de molestar al resto de la sociedad.