En una mañana fría y soleada en la Plaza 9 de Julio se llevó adelante ayer el acto cívico organizado por la Escuela Normal Domingo F Sarmiento en conjunto con la Municipalidad.
Hubo discursos por parte de la rectora de la institución educativa como así también del intendente Norberto Gizzi, quien además, junto a alumnos, hicieron la promesa a la bandera.
Para el cierre, rindieron homenaje al creador Manuel Belgrano y a su gesta, a través de una representación coreográfica de la que formaron parte alumnos de todos los niveles, inclusive del terciario que interpretaron una canción.
El discurso completo del intendente:

“Quiero empezar a ofrecer estas palabras sin la pretensión de llegar a descifrar, y que todos ustedes, tengan que comprender el valor simbólico, y el significado que tiene para nosotros la bandera. Porque no podemos responder algo que nos preguntamos todo el tiempo. Sí, lo que podemos hacer, es pensar en la bandera desde la perspectiva de la identidad.

Un escritor uruguayo, que ya no está con nosotros, reconocido por su enorme sensibilidad para comprender y sentir la vida, expresaba que la identidad es el resultado de la siempre cambiante realidad. Es decir, la identidad no existe como algo que no se mueve, sino que siempre busca inquietarse. Y se inquieta porque la identidad está hecha de historias, historias que tienen imágenes y relatos.

¿Y qué hacemos nosotros con eso? ¿Cómo nos sentimos? ¿Cómo la percibimos?

La bandera, insignia de nuestra representatividad, está presente en actos, en espacios públicos, en convenciones internacionales, en partidos de fútbol o el deporte que sea, en fronteras, en cumbres de montañas, en fin…en todas partes.

Hagamos juntos, el ejercicio de mirar esa bandera, ese paño que lloró de alegría y de felicidad a lo largo de la historia argentina; esa tela que aún herida siguió estando a nuestro lado, siendo nuestro refugio. Y dejemos expresar nuestro corazón. Estoy seguro de que muchos de ustedes se imaginarán un momento junto a esa bandera. Desde esa niña que la iza por primera vez en la escuela, y entre mezcla los nervios con la emoción; a ese niño que sueña con cantar el himno en el césped de un estadio de fútbol durante la final de un Mundial y ve que hay banderas celestes y blancas inquietas, flameando en toda la cancha.

La bandera es impersonal, la bandera identifica a la personas, la bandera es un fenómeno colectivo, es un suceso del que podemos aprender juntos. La bandera nos invita y compromete para seguir creciendo, no admite excusas, es sinónimo de esperanza…

La bandera está en todos lados, porque aún sin verla, cuando pensamos en ella la imaginamos moviéndose, con un peso específico, que es la historia, nuestra historia como argentinos.

Vuelvo a ese escritor uruguayo, Galeano, alguien que nos ayudó y nos ayuda todos los días a comprender las cosas más simples y también las más complejas de la vida. Y pienso en lo que decía de la utopía, como algo que está en el horizonte, que a pesar de lo que nosotros hagamos para alcanzarla, ella, seguirá estando adelante. Pero el hecho de que esté adelante, es lo que nos permite seguir caminando. Y pienso en la identidad, como algo que no debemos buscar ni descubrir. Ella está, allí adelante, y mientras tanto, nosotros, no haremos más que transitar ese recorrido, ese camino, preguntando, re preguntando…qué somos…quiénes somos, con cosas que cambian y otros que no, con ideas que nos transforman…

Por eso, quedémonos con ese camino que recorremos juntos todos los días, sin esa eterna presión de identificarnos con lo que somos esencialmente. En todo caso, seamos inquietos, curiosos, innovadores, despiertos, pero sin la obligación de encontrar respuestas.

Podemos seguir pensando qué somos, quiénes somos, qué representamos. Si es la bandera un símbolo que nos representa, o si somos nosotros aferrados a ella lo que nos simboliza.

Somos argentinos por imágenes, por sonidos, por narraciones. Estamos hechos de historias, porque nosotros somos, historias, que le dan sentido a la gran historia.

Una historia que tuvo a un héroe como Manuel Belgrano, que con determinación y valentía creó nuestra bandera, “porque no podíamos seguir teniendo la misma insignia que nuestros adversarios”, tal como lo decía en aquellos días en los que se empezaban a escribir los primeros capítulos de nuestra vida como nación.

Hay algo que se necesita para que esta gran historia tenga sentido; y eso, es el encuentro entre todos, el encuentro como espacio de interacción, para que esa identidad no niegue nuestras diferencias, sino que las respete.

Somos argentinos por imágenes, por íconos, por relatos, por narraciones; somos niñas, niños, mujeres, hombres. Cuidemos lo que somos, por la bandera, por nuestra bandera.

Muchas gracias.”

DSC_0009